Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22 marzo 2011

Prevenir para que incidentes que pueden poner en peligro la reputación, y por ende los resultados o la supervivencia, de la organización no puedan ocurrir y si ocurren toda la organización sepa cómo responder, y responda, debería ser el objetivo de los responsables de cualquier organización: grande o pequeña; pública o privada; proveedora de servicios o vendedora de bienes.

Solamente si todos los que tienen algún interés en la organización han asumido que la confianza en la organización es el mayor de sus activos, se puede llegar a prevenir la ocurrencia de eventos indeseables.

Si los empleados, los proveedores y los clientes han interiorizado que su bienestar a largo plazo depende del buen hacer de la organización, cualquier desviación de la norma será detectada antes de que la desviación suponga daños irreparables.

El proveedor no intentará corromper al departamento de compras, el cliente utilizará el producto o usará el servicio sin pervertir el fin para el que está diseñado, el empleado seguirá los procesos de producción adecuadamente.

La organización que consigue poner en el centro de su estrategia la creación de confianza en la misma, tiene una ventaja competitiva obvia respecto a sus competidores. Por lado tiene un poderoso imán para atraer a los mejores, por otro lado, en el caso de la ocurrencia de eventos indeseables, su reacción es creíble por la sociedad.

Crear confianza en la organización es, pues, el eje central de la gestión de una crisis. Implica la detección precoz y la reacción creíble y por ello mismo eficaz. Basándose en estos dos pilares de la gestión de crisis, la organización puede transformar una crisis en una oportunidad y acrecentar, de paso, su capital de confianza.

Anuncios

Read Full Post »